La fuente inagotable de la Publicidad

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989200niagarafallsjpg_agrftfhysauhkmj

No quiero pecar de simple, pero desde luego que menos de sofisticado. En contra de lo razonado tiempo atrás, no tengo más remedio que afirmar que, gracias a la Publicidad, cualquier planteamiento sobre burbujas de internet, sobra. Procuraré explicarme. Todo surge después de leer el pasado domingo la columna de Joaquín Estefanía en el suplemento del domingo de El País, en la cual incluía una referencia a la siempre permanente amenaza de la burbuja que podría explotar en el mundo internet. Estefanía trataba el tema de la web 2.0 a raiz de la millonaria venta de You Tube que, como menos no podía ser, ha puesto en estado de máxima efervescencia el mundo, y sobre todo, el negocio en la red. No es para menos. El periodista del rotativo madrileño, preguntaba lo siguiente:

«¿Se corresponden estas cifras (las de la venta de You Tube) con la valía de las empresas o estamos en una segunda edición de la burbuja tecnológica que asoló las bolsas de valores durante el cambio de siglo?»

Mi punto de vista es que hay que desterrar completamente cualquier planteamiento de amenaza de posibles nuevas debacles en internet. No las habrá. Se darán negocios que funcionen y otros que no, como en el, digamos, ‘mundo real’. La explicación es bien sencilla: la Publicidad ha entrado de lleno en las webs. Y no se va a ir jamás. Ya tiene claro que hay público (consumidores) y donde hay público/tráfico existe negocio. Son muchas las personas que, además de tal, se definen también como internautas. Millones en todo el mundo. You Tube, My Space, por citar a dos, tienen muchísimos más seguidores que ningún otro medio en el mundo, entre otras razones porque no existe ningún otro medio realmente planetario salvo internet.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.