Transparencia, silencio y reputación

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989200cristaljpg_dqpbsofwlcjhoco

¿Son la transparencia y la reputación dos conceptos enfrentados? ¿Si mi empresa es transparente siempre gozará de buena reputación? ¿Pero qué ocurre si, por mor de la transparencia, se escapan datos que, en manos de la competencia, me hacen daño como negocio?¿Si mi empresa opta por ser opaca y ocurren cosas, como por ejemplo la filtración a la prensa de HP, se trataría de un coste ‘fortuito’, con pérdidas en bolsa en este caso, que la propia empresa estaría dispuesta a aceptar?¿Cabe la opción intermedia de lograr niveles aceptables y proporcionados, lógicos de transparencia y silencio u opacidad?

La transparencia es una actitud, una política de la empresa. El silencio, por otra parte, es una necesidad en determinadas ocasiones. No se puede mantener una actitud de contínua apertura en todo momento y a todas horas. Es como la vida. Es imposible. No le puedes decir a la gente lo que opinas de ella en cada momento. Y además la reputación es una meta que se alcanza con la suma de muchos elementos, entre los que la transparencia o el silencio, según se estilen, son solo dos de ellos. Están además cuestiones básicas como la elaboración de un buen producto, el clima de las relaciones laborales, la eficiencia en la producción, el éxito o no en la conexión con el entorno…

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: