¿El talón de Aquiles del blogging corporativo?

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989320dolaresjpg_fhhudjigjejmcjz

En este post adopto, en cierta medida, un papel de ‘abogado del diablo’. ¿Qué por qué? No queda más remedio que leerlo:

En la Comunicación Corporativa existe una limitación importante, cual es la dificultad de medir cuantitativamente los efectos de sus acciones. Es decir, es imposible- salvo que alguien demuestre lo contrario- saber qué añade la confección de unas notas de prensa o la elaboración de una publicación interna al balance y la cuenta de resultados de una empresa.

Esta limitación, propia de una materia puramente cualitativa, provoca no pocos problemas a los promotores de las acciones de Comunicación que tienen difícil el hacerse entender ante, por ejemplo, los dueños de las empresas.

Si hacemos una traslación de este asunto al blogging corporativo, creo se daría una situación parecida. ¿De qué manera se le podría hacer entender a un empresario tradicional las bondades del blog, más allá de su filosofía de uso? ¿Son suficientes esgrimir números como el tráfico del blog o los links enlazados para demostrar que hablamos de una herramienta que usaríamos para ganar dinero…?,(‘ganar dinero’) un planteamiento bastante usual en el mundo de la empresa.

Realmente si la filosofía del blogging corporativo, bien en su dimensión interna o en la externa, es desarrollar un nivel de conversación con los trabajadores/profesionales de una empresa o con el mercado/sociedad, tal argumento podría ser insuficiente para tratar de convencer a ese empresario clásico de la oportunidad del uso del blog. Él siempre querrá saber, “vale bien: ¿y con esto, qué dinero gano?” ¿Podríamos darle una respuesta? En el caso de que no podamos aclararle la cuestión de los ingresos, ¿estamos hablando del talón de Aquiles de blogging corporativo?

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: