El investigador, el antropólogo, el jardinero, el arquitecto, el empresario, el conector, el profesor, el reformador, el crítico y centro neurálgico

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989200muchascarasjpg_kapddfscwkizisz

Para Giovanni Rodríguez (experto en Public Relations norteamericano y blogger avezado), el técnico en Comunicación, se caracterizaría por albergar varios perfiles que puede tener en su totalidad, o sólo en parte. Tales apelativos son: el investigador, el antropólogo, el ‘jardinero’, al arquitecto de la Comunicación, el empresario, el conector, el profesor, el reformador social, el crítico y el centro neurálgico.

Así, muy sucintamente, la tesis (que se desprende de su post en New Communications Review)indica que el profesional de la Comunicación, dadas las coordenadas tecnológicas actuales, tiene que redefinir su papel. Y entonces explica los perfiles señalados antes:

El investigador: ¿qué está pasando en este mundo de la conversación en red?
El antropólogo: hay que seguir aprendiendo de las raíces para interpretar este mundo.
El ‘jardinero’: el comunicador se considera aquí como el que cuida (cual jardinero su jardín) para sostener el diálogo con una comunidad que, lógicamente, tiene sus movimientos propios.
El arquitecto de la Comunicación: el profesional de la Comunicación Corporativa ayuda a sus clientes a entender la estructura tecnológica en construcción.
El empresario: ahora es la oportunidad de oro para redefinir al sector de la Comunicación (en España) y el de las Public Relations (en el mundo anglosajón).
El profesor: no se puede avanzar sin el concurso de los estudiosos.
El reformador social: el trabajo en la Comunicación, hoy, tiene una dimensión social evidente, en tanto en cuanto se están modificando hábitos.
El crítico: los cambios requieren gente valiente que indique qué es nuevo y qué debe cambiar porque está viejo o caduco.
El centro neurálgico: que sería una acepción a la hora de traducir la palabra, the hub, algo que aquí podríamos entender en argot como, ‘hay que estar en la pomada’

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: