El diálogo y sus quimeras (1)

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989320dialogoysusquimerasjpg_paibslxzhehcfse

Pretendo escribir varios posts sobre el diálogo, la principal oferta que el mundo blog pone sobre la mesa como alternativa al presente estado de cosas. Efectivamente, para el mundo blog, el diálogo es la principal consecuencia del uso de Internet en su actual etapa de evolución y, al mismo tiempo, el modus operandi que generaría una serie de mejoras, tanto para las personas, como para sus organizaciones (entiéndase empresas, principalmente).

PRIMERA PERSPECTIVA: EL DIÁLOGO, Y LA QUIMERA DE LOS SERES HUMANOS
Avanzadas estas ideas previas -las recogidas en el primer párrafo- he de decir que: si alguien ha pensado que el diálogo es sinónimo de sinceridad completa, pura y límpida, que se olvide. Eso no existe, es una quimera.

Las personas somos seres limitados, imperfectos. Nuestras obras también lo son por tanto. El ser humano dificilmente es dueño de sus actos. Casi nunca, por no decir nunca, es capaz de controlar todas las variables que inciden en su vida, sencillamente, porque, la mayoría de ellas, le son ajenas.

El dìálogo, como capacidad innata del ser humano, está sometido a las mismas limitaciones que el ser humano tiene en potencia. Un ejemplo tonto: yo puedo decir ‘A’ y tu entender involuntariamente ‘B’. La consecuencia de este esquema es el malentendido que, a veces, comporta consecuencias indeseables.

Otro ejemplo: ‘A’ y ‘B’ no podrán nunca dialogar, a poco que ambos lo consideren oportuno, si tienen intereses contrapuestos. Algo peor es si ‘A’ pretenda mentir a ‘B’, o viceversa, ya que, aunque se produjera el diálogo, éste no valdría por asentarse sobre presupuestos falsos.

Una perspectiva más: tampoco pensemos que el diálogo humano desarrollado de una forma cien por cien pura, digámoslo así, es la panacea. Muchas veces las personas no estamos preparadas, o no nos merecemos, escuchar con total crudeza aspectos de nuestra realidad que pudieran superar nuestra fortaleza. En ocasiones es mejor oir una verdad dulcificada que otra con toda su crudeza.

Traer aquí estos ejemplos, que forman parte de un catálogo infinito de posibilidades, tiene como única intención concluir algo, por otra parte, ya dicho: el ser humano es limitado y, por tanto, también lo son sus capacidades como dialogar, sea de forma natural como a través de inventos como los blogs.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: