Reputación Corporativa: el valor del informe Merco

Por 0 Sin etiquetas Permalink 0
Media_httpphotos1bloggercomblogger27891989320visions3f3flidagif_miihbcjhnjjaqjx

Hacer tangible lo intangible, esto es, valorarlo, es la misión que MERCO( Monitor Español de Reputación Corporativa) se propone alcanzar en un territorio, el mercado español, en el que, salvo que alguien me lo desmienta, es el único exponente relevante en estas lides. El pasado viernes, MERCO, obra del destacado catedrático de la Complutense, Justo Villafañe, dio a conocer su sexto informe (pdf), en el que aparecen las 100 empresas españolas con mejor Reputación Corporativa.

 

Las diez primeras compañías, de la primera a la última, son las siguientes: El Corte Inglés, Telefónica, Inditex, Repsol, BBVA, Grupo Santander, La Caixa, Iberdrola, Siemens e Iberia.

 

En cuanto a los líderes empresariales mejor considerados, la clasificación queda como sigue: Amancio Ortega ( presidente de Inditex); Isidoro Álvarez (presidente de El Corte Ingles); Emilio Botín (presidente del Grupo Santander); César Alierta( presidente del Grupo Telefónica); Antonio Brufau (presidente de Repsol); Florentino Pérez (presidente de ACS); Francisco González (presidente del BBVA); Amparo Moraleda (presidenta de IBM España); Eduardo Montes (presidente de Siemens España) e Ignacio Sánchez-Galán (consejero delegado de Iberdrola).

 

El método de trabajo en el que se basa el Informe Merco 2006 consiste en la elaboración de una encuesta a la que responde un grupo de directivos, cuyos resultados se completan con la opinión de organizaciones como ONGs, sindicatos y asociaciones de consumidores.

 

La Reputación Corporativa es una herramienta muy destacada en un mundo en el que, la percepción de los mercados y entornos en los que se encuadran las empresas, genera valores intangibles que, a fin de cuentas, son los que marcan la pauta de la aceptación o el descrédito.

 

Sólo añadir que la Comunicación Corporativa, tanto en su parcela interna como en la externa, cumple una misión fundamental: trasladar mensajes a la sociedad que subrayan las fortalezas de cada empresa (de las siglas y de sus líderes). Sin la acción de la Comunicación, nada del conocimiento público logrado existiría.

 

La gran paradoja es que, la mayoría de las empresas, alcanzan niveles razonables de reputación (las que lo consiguen, claro) sin tener una política estratégica de Comunicación Corporativa. Lo que se acomete, en ese ámbito, es fruto más de la reproducción de acciones clásicas predeterminadas que del desarrollo de modelos estratégicos planteados para el medio y el largo plazo y adaptados a idiosincrasias particulares. .

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: